Respirar es una actividad que realizamos de forma natural, sea de día o de noche, acostados, parados o sentados, siempre estaremos respirando de forma inconsciente y sin darle mayor importancia. No obstante, este acto para el Yoga es de vital importancia, ya que muchas de las asanas que se efectúan en esta disciplina requieren de determinadas técnicas de respiración que permitan llevar a cabo el ejercicio de una mejor forma.

Es así como surge el Swara Yoga, o también conocido como el Yoga de la respiración, el cual se concentra en respirar de forma consciente, dirigiendo el prana (que es el respiro vital) hacia determinadas partes del cuerpo para tener control de la energía, además de que funciona como masaje terapéutico.

respiracionEste Yoga consta de nueve diferentes tipos de respiración, las cuales otorgan diversos beneficios al organismo:

1. Abdominal: La respiración se concentra en el estómago, lo cual permite despejar la mente y relajar el cuerpo.

2. Intercostal: En este caso la respiración es lateral, por lo que se ensancha el pecho.

3. Diafragmática: Ésta es organizada, ya que el diafragma es el músculo de la respiración. Debido a que atraviesa el tórax a la altura de la boca del estómago, separa a los sistemas respiratorio y digestivo. Con cada inhalación, el diafragma desciende y permite que los pulmones se llenen de aire y se expandan.

4. Lumbar: Se centra en la parte de la cintura y calma los dolores lumbares (valga la redundancia).

5. Dorsal: Concentrada en la parte alta de la espalda, esta respiración permite descontracturar y relaja la parte dorsal de la columna vertebral.

6. Clavicular: Como su nombre lo dice, es una respiración corta a la altura de la clavícula y el esternón, relajando cuello y hombros.

7. Torácica/pectoral: Se concentra en el esternón y facilita la apertura del pecho.

8. Profunda: Es la máxima entrada de oxígeno.

9. Completa/total: Es la respiración en conjunto de las anteriormente mencionadas.

Swara Yoga es una técnica que enseña a alcanzar elevados niveles de concentración mediante la entrada de aire a través de las fosas nasales, y aunque pareciera que respiramos por ambas fosas por igual, la realidad es que una siempre tiende a jalar más aire que la otra.

Fuente: El Mundo del Yoga

autor
Noticias Relacionadas
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

borrar formularioEnviar