El Dr. Bach habló acerca de que las plantas remedio comparten “vibraciones” con las cualidades de las personas.

“Tomando un remedio se elevan nuestras vibraciones”, dijo.

La vibración de una planta resuena con la nuestra. La idea suena extraña – ¿pero lo es?

El año pasado recibimos un comunicado de prensa de la Universidad de Glasgow. Aquí se transcribe en su totalidad.

No “prueba” nada sobre los remedios Bach – pero sí muestra que no hay nada de imaginario en la idea de vibraciones…

LAS PROTEÍNAS “SUENAN COMO CAMPANAS”

Ya en 1948, Erwin Schrödinger – el inventor de la mecánica cuántica moderna – publicó el libro “¿Qué es la vida?”

En él sugirió que la mecánica cuántica y el timbre coherente podrían estar en la base de todas las reacciones bioquímicas. En ese momento, esa idea nunca encontró gran aceptación, ya que en general se presuponía que las vibraciones de las moléculas de la proteína se amortiguaban con demasiada rapidez.

Ahora han demostrado los científicos de la Universidad de Glasgow que estaba, después de todo, por el camino correcto.

Empleando la espectroscopia láser moderna, los científicos han sido capaces de medir el espectro vibracional de la enzima lisozima, una proteína que combate las bacterias. Ellos descubrieron que esta enzima suena como una campana con una frecuencia de unos pocos terahercios o un millón de millones de hertz. Lo más notable es que el timbre involucra a toda la proteína, lo que significa que el movimiento sonante podría ser el responsable de la transferencia de energía a través de las proteínas.onda

Los experimentos muestran que el movimiento sonante tiene una duración de sólo un picosegundo o una millonésima de una millonésima de segundo. Las reacciones bioquímicas tienen lugar en una escala temporal de picosegundos y los científicos creen que la evolución ha optimizado las enzimas para que sólo suenen el tiempo justo. Cualquier reacción más corta haría que las reacciones bioquímicas fuesen ineficaces, ya que la energía se drenaría del sistema con demasiada rapidez. Con una reacción más larga la enzima simplemente oscilaría sin cesar: reacciona, deja de reaccionar, reacciona, deja de reaccionar, etc. El picosegundo tiempo de sonido es perfecto para la reacción más eficiente.

Estos pequeños movimientos permiten a las proteínas transformarse rápidamente para que puedan unirse fácilmente con otras moléculas, un proceso necesario en la vida para llevar a cabo las funciones biológicas esenciales como la absorción de oxígeno y la reparación de las células.

Los hallazgos se han publicado en “Nature Communications”.

Klaas Wynne, Catedrático de Química Física de la Universidad de Glasgow, dijo: “Esta investigación nos muestra que las proteínas tienen propiedades mecánicas altamente inesperadas y orientadas a la maximización de la eficiencia. El trabajo futuro mostrará si estas propiedades mecánicas pueden utilizarse para comprender la función de sistemas vivos complejos.”

El documento íntegro está disponible en www.nature.com. Su título es “Terahertz underdamped vibrational motion governs protein-ligand binding in solution”.

Fuente: “El Centro Bach”

http://www.floresbach.com/

autor
Noticias Relacionadas
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

borrar formularioEnviar