En el primer principio “sólo por hoy no te enojes” vimos que si estás enfadado vives permanentemente en el pasado.

En cambio cuando estás preocupado estás viviendo en el futuro. Sí te paras a analizar, cuando te preocupas por algo estás proyectando tu mente al futuro. Te puedes preocupar por si vas a encontrar o mantener tu trabajo, por si saldrá bien ese nuevo proyecto, por si conseguirás ser metódico en tu práctica diaria, te puedes preocupar por si tus hijos tendrán un buen futuro, por si encontrarás esa media naranja que andas buscando, etc, etc, etc. Si vives constantemente en el futuro tu mente encontrará mil y una cosas para preocuparse.preocuparte-450x449

En cambio, cuando estás totalmente en el presente no hay espacio para las preocupaciones, en el aquí y ahora no hay cabida para lo que pasa fuera de este momento.

Sabemos que muchas veces no es tarea sencilla, pero sólo ser consciente de ello ya es un paso muy importante.

Te propongo que esta semana, intentes descubrir cada vez que estés proyectando en el futuro, sólo el darte cuenta será un gran paso para quitar transcendencia a los diferentes pensamientos. Cuando te des cuenta que estás proyectando en el futuro prueba a decir esta frase: ¿Qué relación tengo con el ahora?… No es necesario que te respondas, simplemente cierra los ojos y pregúntate ¿Qué relación tengo con el ahora?… Esa sencilla pregunta te permitirá una y otra vez estar más en el presente.

Fuente: http://www.reikiensuvida.com/

autor
Noticias Relacionadas
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

borrar formularioEnviar