Kapalabhati debería situarse al comienzo de cada sesión de pranayama, y aun al comienzo de cada sesión de asanas, para expulsar todo el aire residual de los pulmones y provocar una buena oxigenación de la sangre.

“Kapala” es una palabra sánscrita que significa cráneo y “Bhati” brillar. Kapalabhati, por tanto, es un ejercicio que nos hace brillar el cráneo.

TÉCNICA PASO A PASO

Sentado cómodamente con la columna recta, los hombros relajados, la cabeza en el centro.

1. Presiona levemente el abdomen hacia adentro.
2. Manteniendo esa leve presión, inspira profundamente y espira tan largo como te sea posible. Repite esto 3 veces.
3. La próxima inspiración ocurre entonces normal, cómodamente, y en la próxima espiración, exhala todo el aire de una vez presionando con más fuerza los músculos abdominales hacia adentro, rápida y brevemente, a modKapalabhatio de fuelle. La inspiración ocurre por sí sola, sin esfuerzo.
4. Tómate el tiempo que necesites para familiarizarte con el ejercicio: vuelve a inspirar y espirar normalmente por un par de veces, antes de intentarlo nuevamente. Cuando estés listo, inhala cómodamente, y exhala “de un tirón”, dejando que la inspiración ocurra por sí sola, y repítelo: exhala de un tirón; el aire entra solo en los pulmones. Repítelo unas 20 veces.
Concéntrate en la espiración y comprueba que la inspiración ocurre por sí sola, sin que necesites intervenir.
5. Para comprobar que lo estás haciendo bien, coloca una mano en el abdomen. Si lo ves necesario, puedes dar un pequeñísimo impulso con la mano presionando hacia adentro durante la espiración, para darle al cuerpo la señal de que los músculos abdominales se contraen y van hacia adentro durante la espiración. Al principio, muchos tendemos a hacer lo contrario: se nos infla la barriga cuando exhalamos, pero el movimiento natural ocurre al revés.
6. Cuando ya hayas comprendido la técnica, prueba a respirar durante 1 a 2 minutos continuamente de esta forma: exhala fuerte y “de un tirón” contrayendo los músculos abdominales hacia adentro, y permitiendo que el aire entre por sí solo en los pulmones. Al principio es recomendable hacer una respiración por segundo; con el tiempo podrás aumentar la velocidad a dos o tres por segundo.

DIAFRAGMA

Kapalabhati mantiene la movilidad y la flexibilidad del diafragma. Además, como efecto secundario de los constantes movimientos de ascenso y descenso (del diafragma), se estimulan el estómago, el hígado y el páncreas.

EFECTOS DE KAPALABHATI SOBRE EL CEREBRO

Este pranayama nos ofrece un masaje acompañado de una acción de “bombeo” sobre la circulación arterial, puesto que en la espiración el cerebro se “hincha” con sangre. A razón de 120 “bombeos” por minuto, se inyecta un verdadero torrente de sangre en el cerebro que lo lava, lo irriga, abre todos los capilares y vivifica todas las células en el cerebro. Esta acción de Kapalabhati provoca un lavado del cerebro en el sentido más literal, cuyas consecuencias son incalculables. El cerebro irrigado por una sangre rica en oxígeno, se beneficia con un estímulo natural.

SISTEMA NERVIOSO

Kapalabhati tiene efectos muy profundos sobre el sistema nervioso, en particular sobre el neurovegetativo. La hiperoxidación de la sangre, combinada con el descenso de la tasa de CO2, que es el excitante natural del centro respiratorio, tranquiliza a éste, lo que repercute en el conjunto de este sistema neurovegetativo.
Kapalabhati constituye para todo el sistema nervioso un tónico sin igual.

ÓRGANOS ABDOMINALES Y CINTURA ABDOMINAL

Los tejidos indeseables como celulitis, grasa en exceso, etc., tienden a desaparecer por oxidación, gracias a la práctica regular de Kapalabhati y de los demás ejercicios de pranayama.
Por otra parte, todas las vísceras de la cavidad abdominal se tonifican y reciben un masaje en forma fisiológica. Es el caso en particular del tubo digestivo y de sus glándulas anexas. La digestión se activa, lo que evita esa sensación de pesadez después de las comidas. Kapalabhati activa también el peristaltismo intestinal y lucha contra el estreñimiento, sea éste de naturaleza espasmódica o por atonía.

EXPULSIÓN DEL AIRE RESIDUAL

La sucesión rápida de expulsiones de aire en este ejercicio logra eliminar el aire residual de los pulmones, constituyendo una excelente herramienta para hacer una limpieza total en los mismos.

AUMENTA NUESTRO ESTADO DE CONCIENCIA

Como te decía en el título del artículo, este pranayama nos ayuda a aumentar nuestro estado de conciencia, entre otras cosas, porque requiere de toda nuestra atención. Al comienzo, concentrarse en la corrección del ejercicio mismo: fuerza de la expulsión, freno de la inspiración, rapidez de ejecución, mantenimiento del tórax inmóvil y abombado, relajación del rostro (nada de muecas).

Después, concentrarse en la región del vientre situada bajo el ombligo, punto de impacto de la contracción de los músculos en el momento de la espiración.
Durante los períodos de reposo, continuar interiorizándose en esta parte del cuerpo.

CIRCULACIÓN DE LA SANGRE

Kapalabhati transforma el diafragma en una bomba de gran poder, que aspira la sangre venosa. Toda esta sangre es devuelta al ciclo y reoxigenada. Se produce así, después de dos o tres minutos de práctica, una vibración de todos lo tejidos. El organismo entero se estremece bajo el “efecto” de Kapalabhati.

BENEFICIOS FÍSICOS Y MENTALES

Este ejercicio tiene, entre otros, los siguientes beneficios:

1.- Limpia el pasaje nasal, pulmones y todo el sistema respiratorio, evitando infecciones y haciendo desaparecer la congestión bronquial. Disipa los espasmos de los tubos braquiales y consecuentemente, cura el asma después de una práctica constante.

2.- Fortalece y aumenta la capacidad de los pulmones y músculos intercostales (caja torácica).

3.- Ayuda a drenar los senos y a eliminar el exceso de mucosidad acumulado.

4.- La ingesta adicional de oxígeno enriquece la sangre y facilita la expulsión de anhídrido carbónico por las exhalaciones activas, lo que permite la renovación de los tejidos corporales.

5.- El movimiento del diafragma y las contracciones abdominales masajean el estómago, hígado, bazo, corazón y páncreas, activando el flujo sanguíneo en los mencionados órganos.

6.- Se fortalecen los músculos abdominales y se mejora la digestión. 7.- Kapalabhati refresca y revigoriza la mente. Activa la energía del prana en nuestro organismo.

8.- Lleva a un mayor estado de conciencia como resultado del incremento de sangre que trasporta al cerebro.

9.- Las contracciones rítmicas del abdomen incrementan la circulación de la sangre, desde el abdomen hacia el corazón, aumentado la fuerza del latido cardíaco. De este modo, todos los órganos abdominales resultan estimulados.

CONTRAINDICACIONES

— Afecciones pulmonares declaradas.
— Enfisema.
— Hipertensión arterial.
— Problemas cardiovasculares.
— Períodos de menstruación o embarazo.
— Problemas en los órganos abdominales.

Fuente: http://yogaesmas.com/

autor
Noticias Relacionadas
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

borrar formularioEnviar